Entra en acción

Si has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:

Actúa

¿Es la primera vez que firmas una petición? Si es así, antes debes registrarte.

Al participar en esta acción aceptas la Política de Privacidad
33.504 FIRMAS
SUMA LA TUYA
  • # 33.504
    Mónica Prieto Montero
    Madrid, España
  • # 33.503
    Walter Stein
    Argentina
  • # 33.502
    Andrea Pérez Martínez
    Almería, España
  • # 33.501
    José Manuel Maqueda Martinez
    Sevilla, España

EMERGENCIA: PAREMOS EL EXTERMINIO OFICIAL DEL LOBO EN ASTURIAS

Firma y pide al presidente de Asturias que no permita la caza indiscriminada del lobo

El exterminio oficial del lobo está a punto de comenzar en Asturias por orden del gobierno de Javier Fernández. A partir del 15 de septiembre, los cazadores podrán realizar batidas y matar lobos libremente sin aviso previo, sin límite y sin ningún control científico.

El objetivo es crear “zonas libres de lobos” en un tercio del territorio asturiano, y para conseguirlo el Gobierno del Principado ha dado carta blanca a los cazadores: podrán disparar en cualquier época sobre cachorros, lobas preñadas o cualquier ejemplar que se cruce ante sus escopetas.

Es una medida claramente ilegal, porque el lobo está protegido en Asturias, e injustificable, porque los ataques de lobos al ganado se ha reducido en un 40% en el último año y no afectan ni al 1% de la cabaña ganadera.

Esta medida supondría un retroceso histórico en la conservación de la naturaleza en España. ¡No lo permitas! Firma y exige a Javier Fernández que rectifique y anule la orden de exterminar indiscriminadamente al lobo en un tercio de Asturias.

Sr. Presidente Javier Fernández,

Le escribo para mostrarle mi profunda preocupación y firme rechazo ante la intención de su gobierno de eliminar totalmente al lobo ibérico de casi un tercio del territorio del Principado de Asturias, permitiendo y alentando además que sean cazadores particulares quienes libremente ejecuten esta medida.

La medida que su gobierno pretende poner en marcha contemplada en el “II Plan de Gestión del Lobo en Asturias” supone cruzar una línea roja en la persecución de la especie en España, y un retroceso histórico e inaceptable en la conservación de la naturaleza en nuestro país.

Ni el lobo supone amenaza alguna para la seguridad de las personas en las zonas donde está recolonizando ni ocasiona daños económicos que justifiquen tan desproporcionada intervención. Según datos del propio Principado de Asturias, los daños son mínimos y “nunca han alcanzado el 1% del censo ganadero regional, el número de explotaciones afectadas se ha situado en una media del 5% en los últimos años y el importe de los daños es inferior al 0,4% de la renta agraria regional”.  Además, este año los daños declarados al Principado y a Agroseguros se han reducido hasta un 40%.

Por eso promover el exterminio del lobo en regiones enteras de Asturias es una medida que carece de toda justificación y del más mínimo rigor científico y visión ecológica, y que sólo pretende acallar las presiones de los sectores ganaderos más radicales y garantizar su apoyo, como ya hemos visto en otras comunidades autónomas.

Pero además, permitir y alentar el exterminio de una especie como el lobo ibérico, protegido por la legislación europea y española, por parte de cazadores particulares, sin ningún control científico, autorizando la realización de batidas y la muerte ilimitada de adultos, hembras preñadas y cachorros, dentro y fuera de veda y sin presencia de guardería es, además de un despropósito, una medida manifiestamente ilegal.

Es lamentable que una comunidad autónoma que tiene en su naturaleza y biodiversidad uno de sus mayores activos turísticos y económicos y que un día fue referencia en España en el cuidado de su naturaleza, pueda adoptar ahora medidas tan retrógradas y alejadas de lo que la mayor parte de la sociedad reclama.

Por todo ello, apoyo la campaña de WWF y le pido que el Gobierno que preside reconsidere su decisión y paralice urgentemente esta medida antes de que entre en vigor el próximo 15 de septiembre.

Atentamente,

Leer Más